La imagen puede contener: una persona, sonriendo, textoPor: Pipo Rossi

El Señor Carlos Gardel se fue a vivir, a partir de 1893 (junto a su Señora Madre), a "distintos conventillos de Buenos Aires".

Luego, durante la primera década del siglo XX, "estuvo involucrado en varias estafas, hurtos y robos que lo hicieron conocido en los ámbitos policiales". Paralelamente, su Señora Madre "trabajaba como planchadora de vestuarios de teatros (de la calle Corrientes) y acercó a su hijo a los primeros trabajos formales como utilero y asistente de escenografía". Además, "organizó una troupe de aplaudidores que fue contratada por varios teatros". A cambio de sus “servicios”, recibió clases de canto de Sagi Barba y el barítono italiano Titta Ruffo. También, "comenzó a frecuentar el café O'Rondeman (en el barrio del recientemente inaugurado mercado de Abasto), donde conoció a los hermanos Traverso". Ellos, "lo invitaron a cantar en su bar, aunque en esa época era muy común la payada de versos improvisados". El Señor Gardel "no tenía esa capacidad por lo que recurrió a un amigo del barrio, el Señor José Betinotti", quien, al escucharlo, lo bautizo “El zorzal”.

Más tarde, en 1912, "ya cantaba óperas y canzonettas Italianas. Así, formó un dúo con el Uruguayo Don José Razzano, con quien realizó sus primeras grabaciones: “El carretero” y “Pobre mi madre querida”, que le abrieron las puertas de sus primeras giras. La primera, por Montevideo (República Oriental del Uruguay), "le trajo aclamaciones, aplausos y reconocimientos".

Posteriormente, en una fiesta en el Paláis de Glace (1915), el Señor Gardel "recibió un disparo en un confuso episodio".

Luego, en 1917, grabó sus primeros discos de tango y protagonizó la película muda, “Flor de durazno”.

Sus espectáculos fueron creciendo en calidad, "incorporando más guitarristas y realizando varias giras por España y Francia, a principios de los años '30, con el cine sonoro.

Finalmente, el 24 de Junio de 1935, el Señor Carlos Gardel (junto con el Señor Don Alfredo Le Pera y sus guitarristas Don Barbieri, Don Aguilar y Don Riverol) falleció en el choque de dos aeroplanos, a punto de despegar, sobre la pista del Aeropuerto "Las Playas" de la ciudad de Medellín (actual Aeropuerto Olaya Herrera, Colombia). Sus restos se hallan enterrados en el Cementerio de la Chacarita (Buenos Aires).