Después del empate sin goles ante Nantes, con el penal errado por el Pipa, la prensa francesa criticó al equipo de Marsella. Ya había caído la semana pasada por la primera fecha. André Villas-Boas estalló por la fallida ejecución del Pipa porque el designado para patear era Payet.

"Es la primera y la última vez que sucede", aseguró. Los protagonistas, en tanto, pusieron paños fríos. Un descomunal reto les tocó recibir este sábado a los jugadores de Olympique de Marsella, después del penal que erró Darío Benedetto y que le impidió a su equipo vencer a Nantes.

L´Equipe, uno de los principales medios de Francia, criticó con mucha dureza a Olympique de Marsella. “Impotente”, tituló luego del empate sin goles del equipo de Darío Benedetto como visitante frente a Nantes por la segunda fecha de la Liga de aquel país.

El Pipa, que tuvo su primer partido como titular, erró un penal que pateó a las nubes. Ya había debutado la semana pasada en la derrota como local ante Reims por 2-0: en aquel encuentro, que se disputó el último sábado, el ex delantero de Boca ingresó a los 27 minutos del segundo tiempo.

El problema fue que el designado para patear era Dimitri Payet, pero para sumarle confianza al argentino en sus primeros minutos decidió cedérselo. El final, conocido por todos, desató la furia del entrenador André Villas-Boas, quien no ocultó su fastidio ante la prensa.

"Les dije a los muchachos: 'Esta es la primera y la última vez que sucede'. Trabajamos bien los penales durante toda la temporada con Payet. Estoy enojado. Es un jugador que no ha lanzado un penal, es inaceptable. Normalmente, Darío los tira bien, pero hoy no", fustigó.

Por su parte, los protagonistas reconocieron el episodio: el exBoca eligió la autocrítica. "Fue un partido complicado, tuvimos la chance de penal y lamentablemente lo desperdicié", afirmó, y le dedicó un párrafo a su compañero: "Le agradezco por el gesto, porque es importante para el equipo que agarre confianza. En este caso no se me pudo dar, pero estoy agradecido a él y a todos mis compañeros que fueron a darme aliento".

En tanto el francés relató: "Yo era el designado, quería que anotara para que se sintiera cómodo rápido. Desafortunadamente lo perdió. Es un hecho importante del partido, pero el gesto es positivo".