El concejal Gustavo Iril (FyPN) había mantenido un cerrada negativa a autorizar al Enim a dar un crédito al municipio de Plaza Huincul. Sin embargo, terminó votante a favor. “Hay una mitad de la biblioteca que dice que no; hay una mitad de la biblioteca que dice que sí”, señaló el edil.

Iril explicó que “hay 120 millones de pesos que llegan a las arcas del municipio aproximadamente por año para la obra pública. Entendemos que no están en la obra pública, están en cualquier otro destino, así que entendemos que si algo de esos 10 millones se destinan a la compra de esos vehículos, nos vamos a dar por satisfechos”.

Luego detalló la decisión de aprobar la Ordenanza “Es darle una solución a un reclamo que es legítimo de los empleados municipales. Y también entendemos que estos recursos, que se van a alquiler de máquinas y de camionetas, se van a poder quedar en el municipio y ser reinvertidos”.

“Entendemos que tenemos que ir avanzando y dando soluciones. Los tiempos del Concejo Deliberante así como los de la justicia son un poco más lentos de lo que pretenden los delegados sindicales, los dirigentes de la cooperativa MTD, pero trabajamos permanentemente en función de igualdad de derechos para todos. No por tocar un bombo o quemar una cubierta vamos a tener más derechos que otro vecino que por ahí no se pude expresar”, dijo Iril finalmente.