El gobierno boliviano llegó a esta decisión sobre el gas licuado del petróleo acordando con una empresa argentina de capital privado.

Bolivia acordó el envío mensual de 3.000 toneladas métricas de gas licuado de petróleo (GLP) a la empresa argentina Amarilla Gas, informó el presidente de la petrolera estatal boliviana YPFB, Óscar Barriga.

La estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y la empresa argentina Amarilla Gas firmaron un acuerdo en ese sentido esta semana, según un comunicado difundido por la petrolera de Bolivia y que consigna la agencia EFE.

Amarilla Gas es una empresa de capitales nacionales argentinos, en continua expansión de sus sistemas de comercialización de Gas Licuado de Petróleo (GLP). La empresa en el año 1962 inicia sus actividades instalando en la ciudad de Resistencia, provincia del Chaco, la primera planta fraccionadora de GLP del nordeste argentino.

Desde entonces, identifica como misión fundamental el compromiso con la calidad y el cliente. Sus operaciones se basan en un sistema que integra las funciones de abastecimiento, fraccionamiento, comercialización y distribución del GLP cubriendo gran parte del territorio de la República Argentina, según informa en su página web.