Los principales testigos mapuches del operativo de Gendarmería del 1° de agosto negaron que alguno de ellos haya recibido un piedrazo en la espalda arrojado por un gendarme, según la versión de uniformados que declararon previamente ante el juez federal Guido Otranto.

Los principales testigos mapuches del operativo de Gendarmería del 1° de agosto en la comunidad Pu Lof Resistencia Cushamen, en el que desapareció Santiago Maldonado, negaron enfáticamente que alguno de ellos haya recibido un piedrazo en la espalda arrojado por un gendarme, según la versión de uniformados que declararon previamente ante el juez federal Guido Otranto.

Según fuentes de la investigación, esta mañana concurrió a declarar ante Otranto el gendarme Neri Armando Robledo, quien en actuaciones administrativas hechas por la fuerza, declaró que él había arrojado una piedra mediana a uno de los que huían del operativo en la comunidad cruzando el rio Chubut.

Este testimonio y el de los gendarmes César Peralta y Walder Ruiz Díaz fueron acercados a Otranto esta misma mañana por Gonzalo Cané, secretario de Cooperación con los Poderes Judiciales, ministerios públicos y Legislaturas del Ministerio de Seguridad de la Nación, y poco después llegaron a declarar los tres uniformados. Matías Santana, quien testimonió días atrás que vio con binoculares (luego aparentemente perdidos) a los gendarmes atrapar, golpear brutalmente y llevarse a Maldonado del lugar, dijo este martes a Télam que "ninguno (de los que escaparon de Gendarmería) recibió un piedrazo, ni debió ser ayudado a salir del río. Quieren volver a instalar una versión para correr de la mira a Gendarmería".